Murió Steve Jobs, co-fundador de Apple

La muerte de Steve Jobs causa conmoción entre los principales
intelectuales de la tecnología del mundo. Tanto Bill Gates como Mark
Zuckerberg, entre otros, lamentaron esta pérdida considerando que es una
de las más lamentables de los últimos tiempos. Autoridades
internacionales, como personajes artísticos, también se aunaron con
condolencias similares.

Como se sabe, Steve Jobs fundó Apple en 1976 junto a Steve Wozniak,
en el garaje de su casa. Apple es una empresa que diseñó y produjo,
desde entonces, equipos electrónicos, como Macintosh, iPod, iPhone,
iPad, entre otros. También, cabe precisar, software de utilidad diversa.

Entre éstos, se halla por ejemplo el sistema operativo Mac OS X, el
sistema operativo iOS, el explorador de contenido multimedia iTunes, la
suite iLife (software de creatividad y multimedia), la suite iWork
(software de productividad), Final Cut Studio (una suite de edición de
vídeo profesional), Logic Studio (software para edición de audio en
pistas de audio), el navegador web Safari, entre otros.

La década de los 80 supuso para Jobs una época de innovación: a
principios de 1984 su compañía lanzaba el Macintosh 128K, que fue el
primer ordenador personal que se comercializó exitosamente que usaba una
interfaz gráfica de usuario (GUI) y un ratón (mouse) en vez de la línea
de comandos.

En 1985, empero, dejaría Apple por problemas administrativos con sus
colegas. Volvería en 1997, cuando la empresa se encontraba en graves
dificultades financieras, siendo su director ejecutivo hasta el 24 de
agosto de 2011. En ese verano Apple sobrepasó a Exxon como la empresa
con mayor capitalización del mundo.

Cabe añadir que durante en los noventa transformó una empresa
subsidiaria adquirida a Lucasfilm, creando así Pixar, que revolucionó la
industria de animación con el lanzamiento de Toy Story. Jobs se
convertiría de este modo en el mayor accionista individual del gigante
del entretenimiento.

Este año su fortuna se valoraba en 8 mil 300 millones de dólares y
ocupaba el puesto 110 en la lista de grandes fortunas de la revista
Forbes. No obstante, al conocerse su deceso, sus acciones empezaron a
caer en todo el mundo. El fundador de Apple falleció a los 56 años,
siendo uno de los genios que integró la revolución tecnológica del siglo
XX.