Información multimedia a pie de lápida

Los familiares que lo deseen podrán instalar códigos informáticos QR con imágenes y videos del fallecido

ABC / VALENCIA

Día 30/10/2012 – 21.29h

Información multimedia a pie de lápida

EFE

Una de las lápidas con código QR

Las nuevas tecnologías no se resisten a dejar libre ningún campo o sector. Así han llegado a un cementerio privado de Valencia, en el que los familiares que lo deseen podrán instalar códigos informáticos QR en las lápidas de sus seres queridos fallecidos a través de los cuales se podrá acceder a vídeos o fotografías sobre ellos.

El gerente de Parque de la Paz,
Alejandro Peris, ha explicado que este es el primer cementerio de
España que pone en marcha esta iniciativa, una idea que procede de
Dinamarca y el Reino Unido.

Peris ha señalado que se trata de una nueva tecnología que,
a través de la impresión de un código QR en una lápida especial y de un
teléfono móvil, permite acceder al memorial y a todos los recuerdos que
la familia haya decidido introducir.

“Se puede incluir la misma información que en una página
web, desde música e imágenes hasta pequeñas películas”, ha asegurado
Peris.

El responsable del Parque de la Paz ha comentado que el precio por instalar el código QR “es accesible y más económico que una lápida tradicional”.

Ha destacado también que la gente joven es más reacia a
visitar los cementerios y que con el código QR, con el que pueden estar
más familiarizados en su vida diaria, se facilita que puedan acercarse
al lugar donde están sus familiares y “tener un recuerdo visual e
imágenes de sus seres queridos”.

Según Alejandro Peris, los primeros códigos QR en las
lápidas se instalaron por primera vez en Dinamarca, después en el Reino
Unido y Valencia será la puerta de entrada de esta iniciativa en España.

Por su parte, José Carlos Ramos, consejero delegado de
Forever Us, la empresa catalana que ha puesto a disposición del Parque
de la Paz los códigos QR, ha señalado que el uso es “muy sencillo” y
solamente se requiere de una tableta o un teléfono “inteligente”
(smartphone) para poder acceder a la información del difunto que ponga a
disposición la familia. La durabilidad de la lápida con el código QR es de 30 años.